Escribamos mal

Pero únicamente sabía sobrevivir a la refrescante soledad que habitaba en su desierto. 

Trepó toda expectativa sobre la rama más alta y el mundo entero cayó. 

Se mantuvo bélico durante el abrazo más requerido en el verano del amor.